divendres, 12 d’octubre de 2012

Enrique Corominas: "¡Ahora cualquier dibujo que hago tiene una repercusión inmensa!"

Opinió 


Si voleu llegir la traducció al català ho podeu fer aquí.
Enrique Corominas es sin duda uno de los ilustradores más alabados del momento. Gran amante de la fantasía y la ciencia-ficción, es una persona muy comprometida con su trabajo. “Una portada debe ser un adelanto de lo que se puede encontrar el lector en el libro”, dice, y por esto ha rehecho algunas de las portadas de la saga Canción de Hielo y Fuego al óleo, trabajo que lo ha disparado a nivel internacional. Adria’s News habla con este talentoso dibujante en el marco del Festival Celsius 232 en Avilés. Sin embargo, Corominas comenta que no ha parado desde que ha llegado, que aún no ha podido ver ni a George R.R. Martin ni a Alejo Cuervo (el editor de Gigamesh). “¡Ni siquiera he podido comer!”, se queja. Son las cinco de la tarde.



¿Cómo llegaste al mundo de Canción de Hielo y Fuego?
Hará ya doce años que empecé a ilustrar portadas de libros, eminentemente portadas para Planeta y su subsello Timun Mas. Así que hacía sobre todo portadas de fantasía. Cuando necesitaban un dibujo me llamaban. Entonces llegó un momento que trabajaba a destajo, haciendo cosas de un día para otro. Me llamaban para hacer manuales de cómo ligar, manuales de cocina… cualquier cosa. Y en ese momento conocí a Alejo Cuervo, el editor de Gigamesh, que en aquel momento buscaba un ilustrador para cada rama de su sello –fantasía, horror ciencia ficción– para dar un sentido a cada línea y fui a una prueba dónde me hicieron dibujar la portada del libro Kalpa Imperial, y le gustó. Entonces me fichó e hice dos o tres portadas más hasta que llegó Juego de Tronos, hará 11 años. Recuerdo que Alejo me hizo un resumen del libro para que lo pudiera ilustrar.
¿¡Pero cómo se puede resumir Juego de Tronos!?
[Risas] Bueno, primero me dijo: “He comprado esto, que es de un autor que me mola un montón”, porque Alejo es fan de Martin desde hace ya muchos años y tenía todos sus relatos. Me dijo: “Este libro va a ser un éxito total”. Pero tú ten en cuenta que cuando un editor te vende un libro siempre te dice que va a ser la leche y el libro más vendido. Así que pensé “Vale, vale, claro, sí, sí…”.
Pues tenía razón.
Eso me temo [Risas].
Y entonces supongo que empezaste a leer la saga.
No, fue todavía peor. Primero hice la primera portada en que aparecía un Jon Nieve un poco mayorcito. Cuando lo editaron, lo pude leer. Entonces vi que la portada no estaba a la altura para nada porque Martin hablaba de todo un mundo increíble y me enganché desde el punto en que Jaime “abre la mano”, ya me entiendes. Y este capítulo creo que ha enganchado a mucha gente.
¿Los próximos tomos, entonces, los leíste antes de hacer la ilustración de la portada?
Depende. En Gigamesh se reúnen y deciden las escenas importantes de cada libro. Entonces me dan a elegir entre cuatro o cinco y me dicen de qué van ya que mi inglés no da para leer estos libros en versión original… Entonces, una vez sabemos qué escena queremos, me pasan el capítulo en concreto de la escena y la descripción de los personajes que aparecen.


Danza de Dragones Martin eligió la escena de portada del quinto libro


¿Recuerdas algunos de los momentos que pensasteis para que fueran portadas pero que finalmente descartasteis?
Sí. De Tormenta de Espadas pensamos en una cierta boda y teníamos varios momentos con el Muro, porque era importante. En fin, ahora tengo un montón de escenas que me gustaría dibujar.
¿Y cuál es la historia detrás de la portada del quinto libro?
Pues para Danza de Dragones la escena la eligió el propio Martin la última vez que estuvo aquí, en 2008. Estábamos cenando y tuve la ocasión de preguntarle. Nosotros no sabíamos nada de qué iría, pero dijo exactamente: “Dany a lomos de un dragón”. Y hasta precisó cuál.
Aún así, tus tapas son un poco spoileras…
Hmm… Sí. En este caso hubiéramos buscado una escena que no fuera tan spoiler pero es que si el propio Martin la quería, ¿por qué vamos a marearlo? Además que es una escena superpotente para ilustrar. No sé si ahora tendremos la oportunidad de hablar con él y si tiene claro la escena de la siguiente portada… A mí lo que me consta es que le gustan las ilustraciones de nuestras portadas.
Son muy distintas de las portadas de la versión americana.
Sí, porque las portadas americanas tienen el código best-seller: en una aparece un escudo, en otra un  casco, en otra una copa... Él está acostumbrado al código friki de la portada pintada, que se parece más a las nuestras. Pero aún así quiero repintar las portadas que me quedan al óleo, ya que de momento sólo tengo así la de Danza de Dragones y la de Juego de Tronos, que he rehecho por segunda vez.
¿Y por qué quieres rehacer las portadas?
Porque me han dado la oportunidad. Tú ten en cuenta que la primera la hice hace once años y quería hacerla mejor. Y como al editor le pareció bien pues seguí adelante. Además Gigamesh es una de las pocas editoriales que paga royalties a sus colaboradores y entonces dices: “Caramba, merece la pena hacer muy bien las portadas de estos libros”.
¿Pero rehaciendo las portadas también cambias un poco el estilo original, no?
Es que es una locura porque dices: “Vamos a ver, vamos a respetar la continuidad  de lo que hicimos en el primer tomo para que la gente tenga en su librería los lomos todos iguales”. Pero claro, por otro lado tenemos la posibilidad de mejorar y te preguntas: “¿No lo tocamos y seguimos haciendo las portadas como antes, más pequeñas, cuidándolas menos?”. Pues yo digo que no.


Arte “Busco que mis dibujos sean muy realistas”


Así que ya estás empeñado en hacer de nuevo todas las portadas.
Sí, por última vez. Las haré al óleo para no tocarlas más. Haré la misma escena de las portadas antiguas pero un poco diferente; mejor. Y a partir de ahí sí que podremos cambiar las ilustraciones de los libros de tapa dura. Por otro lado me gustaría hacer una serie de ilustraciones de unas escenas determinadas llevándolas más a mi terreno. Esto es complicado porque yo tengo un estilo de dibujo pero tengo que respectar los patrones que salen en los libros.
Quieres desmarcarte un poco del libro, entiendo…
Claro. En Canción de Hielo y Fuego lo que busco es que mis dibujos sean muy realistas, quiero darles una verosimilitud que mis ilustraciones normalmente no tienen. ¡Y a muchos lectores de fantasía mis dibujos les parecen poco realistas, imagina! Es que ahora estoy haciendo un tipo de trabajo que ha pasado de ser un encargo a ser una cosa única, porque cualquier dibujo que hago tiene una repercusión inmensa. Como ilustrador, los dibujos los solían ver tus amigos y tu novia, pero ahora que los hago para Martin, vamos… ¡Desde las antípodas te comentan hasta el último detalle de la portada!


Tercera edición de la portada de Juego de Tronos a cargo de Corominas

En los primeros libros dibujabas la escena final del libro anterior.  En el cuarto rompiste esta tradición ¿Por qué?
Yo creo que para el cuarto libro simplemente nos pareció que la escena que está ahora en la portada ofrecía más posibilidades que la final del tercer libro. Me acuerdo que para la portada del cuarto hice muchos bocetos, en unos había protagonista, en otros no…
Aparecen varios personajes. Debió de ser un trabajo difícil en cuanto a composición...
Sí, porque me quería acercar a la descripción de Martin ya que he aprendido a lo largo de estos años que cuando te planteas hacer una escena de Martin con miles de tipos distintos presentes llega un momento que vas alejando la cámara hasta tal punto que ya no se ve nada.
Tienes que estar muy atento a la descripción de la escena, supongo…
Claro. Procuro no traicionar nunca ninguna descripción pero cuando estoy pintando suelo olvidarme de todo y tiendo a buscar una atmósfera, unos colores, pensando en la portada, porque mi función en este caso es la de ilustrador de cubiertas del libro y lo que el lector se tiene que encontrar es un adelanto de lo que se puede encontrar dentro sólo con una imagen. Por ejemplo, para mí tiene un peso muy importante la realidad que esconden las novelas de Martin, su tono histórico: el sudor, las lágrimas y el acero, más que la fantasía.
Sí, porque de hecho son novelas bastante duras y crudas…
Exacto. Por el contrario la fantasía juvenil tiene un rollo más manga de dibujo, que también me tocó hacer este tipo de dibujo en su día.
¿A sí? ¿Te gusta el manga, entonces?
Me encanta leerlo, pero para dibujarlo me siento como un pez fuera del agua. Pero sí; me tocó hacer varias ilustraciones de este rollo de libros juveniles; ilustraciones que no firmé y que nunca admitiré que son mías [Risas]. Para los libros de Martin la idea era buscar un tipo de ilustración más dura, que chocara; un tipo de ilustración que cuando la gente la viera en el metro, tendría la sensación que Juego de Tronos es un libro abarrotado de cosas. Así es fácil que te vengan ganas de llevar el tocho en el metro [Risas].


Futuro “Reharé todas las portadas de los libros al óleo”


Danza de Dragones es el único de los libros de la saga que no tiene el símbolo de ninguna de las grandes casas de Poniente en el lomo. ¿A qué se debe?
A ver, eso fue una idea mía. Lo que pasa es que había un problema. En el de tapa dura sale el símbolo de los Martell y la idea era que, aunque saliera Daenerys en la portada, teníamos que poner a un Martell en el dibujo y así es, ya que se puede ver un caballero de espaldas con el emblema de la casa en su escudo.
Sí, muy discretamente, pero es verdad.
Claro, porque esto no estaba en el original, sino que se añadió a posteriori por ordenador. La idea era esta, que se viera el escudo de los Martell pero lo que pasó es que por un tema simplemente estético, me parecía un poco abigarrado el lomo del libro con este símbolo y pensé que igual convendría quitarlo.
¿Quizás porque el símbolo es redondo, totalmente diferente a los otros, que son más bien alargados?
Claro, y sí que hicimos alguna prueba pero mi sugerencia fue esa. Supongo que Alejo lo vería y le pareció bien.
¿Cuál es tu portada favorita de la saga?
A mí la que más me gusta es la última que hice del primer libro, la tercera versión de la portada de Juego de Tronos, porque el tema de los Stark, de la nieve, del norte, me encanta a la hora de pintarlo. Es muy chulo y muy atractivo.


Canción de Hielo y Fuego “En Juego de Tronos su tono histórico pesa más que la fantasía”


Ahora que hay la serie de televisión, ¿te inspiras un poco en los actores para dibujarlos?
A ver, hay un problema que es que Martin ha tenido mala suerte con los ilustradores, y aquí me incluyo. No ha tenido un Alan Lee, es decir, no hay un ilustrador oficial que haya dicho: “Este personaje es así”. Pues no, no hay un dibujo que va a misa y creo que es la serie la que va a cumplir esta función de fijar un estilo para todos. Supongo que es la idea que quedará tras los años. Martin aún no ha terminado los libros, pero la serie está muy trabajada y visualmente esta superbién. Seguro que se va a quedar a la memoria durante generaciones. Como ilustrador yo intento de hacer un trabajo más realista, como hago ahora con los óleos y que por un tema de color y de composición general no sea diferente a lo que se está viendo en la serie. Con el tema de personajes es diferente porque tienes que mantener una cierta personalidad y coherencia con ti mismo. Por esto también quiero tener una cierta distancia con la serie.
¿Cuánto puedes tardar en hacer una de estas portadas?
Estas últimas han sido más costosas. De realización material una semana, ocho o nueve días. De darle vueltas a la escena y todo esto aún más tiempo, claro. Y llega un momento en que tienes que hacer una portada para un libro que es doble. Es decir tienes que hacer la portada para la portada y para la contraportada. E incluso para el lomo, si me apuras. Y al ser la misma imagen tiene que estar muy bien construida.
Pero en el quinto libro esto no pasa, es como un zoom in, sin partir la imagen, como solía pasar...
Claro, porque no nos permitía hacerlo. La pregunta era: “¿Quién quiere tener como portada del primer libro el culo de un dragón?” [Risas]. Porque es que además, aquí no había solución. Bueno, había una, que era poner a Daenerys y al dragón vistos de frente en la portada del primer libro y que la continuación a la contraportada fuera otro elemento para luego poder dividir los dos tomos, pero a ver, no lo hice así porque tenía constantemente en mente la portada de la película Heavy Metal, que es una película de los ’80 y que estaba basada en una revista americana que se llamaba igual. Pues en la portada había una mujer con el pelo blanco, montada a lomos de un dragón. Entonces decidí buscar otro punto de vista.


Cartell de Heavy Metal


Daenerys ya es la que ocupa más portadas de los libros. Dos, concretamente. ¿Es tu personaje favorito?
No, o sea, mi personaje favorito sería Tyrion. Es supervulgar, pero es fantástico. Y luego, además, por el ambiente y el rollo, me gustan mucho los Stark. Está claro que ahí tienes para escoger y como van apareciendo personajes nuevos… Es fantástico.
¿Tienes ilustraciones tuyas en el juego de cartas de Juego de Tronos, o en el juego de mesa?
No. A ver, una vez, para hacer los libros de ilustraciones americanas, que son una recopilación de ilustraciones de la saga, se pusieron en contacto con Gigamesh para pedir las portadas, pero las pedían gratis y Alejo dijo que no. A mí me daba igual pero sí que es cierto que el libro costaba bastante dinero y llevarte mis portadas por el morro… Pues no.
Pero Gigamesh sí que te ha dedicado un libro…
¡Jolín, estoy muy contento! Además es el primer libro de producción propia al 100%. Sí que han editado autores españoles pero es el primer libro que se ‘inventan’ ellos, sin que haya un autor detrás. El libro está prácticamente agotado y a ver si con las nuevas ilustraciones hacemos una nueva edición para el año que viene o el siguiente.
Esperamos que sí. Ya me mandarás la ilustración de cierta boda cuando la tengas…
A ver. Yo también tengo ganas de hacerla.


Serie “No hay un ilustrador oficial en Juego de Tronos; la serie va a cumplir esta función”






Artículos relacionados:

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada